Las lagunas en la vida de Jesús: evangelios apócrifos

 

Carino y Leucio comienzan su relato
XVIII. 1. Jesucristo, Señor Dios, vida y resurrección de muertos, permítenos enunciar los misterios por la muerte de tu cruz, puesto que hemos sido conjurados por ti.
2. Tú has ordenado no referir a nadie los secretos de tu majestad divina, tales como los has manifestado en los infiernos.
3. Cuando estábamos con nuestros padres, colocados en el fondo de las tinieblas ,un brillo real nos iluminó de súbito, y nos vimos envueltos por un resplandor dorado como el del sol.
4. Y, al contemplar esto, Adán, el padre de todo el género humano, estalló de gozo, así como todos los patriarcas y todos los profetas, los cuales clamaron a una: Esta luz es el autor mismo de la luz, que nos ha prometido transmitirnos una luz que no tendrá ni desmayos ni término.
Evangelio de Nicodemo

La segunda parte del Evangelio de Nicodemo narra el descenso de Jesús al Infierno después de su muerte, hecho que no aparece en los Evangelios canónicos y que no es referido con lujo de detalle en otros textos bíblicos.

Los Evangelios apócrifos o extracanónicos, como bien lo indica su nombre, quedaron fuera del canon de la Iglesia por su contenido, no tanto por incorrecto pero sí por ir en contra de los intereses de Constantino I, emperador romano “legalizador” de la religión cristiana, quien determinó que los escritos de Marcos, Mateo, Lucas y Juan serían los Evangelios canónicos. 

constantino-i

Después de que Constantino se consolidará como emperador en el año 306 d. C, los textos “heréticos” desaparecieron o fueron quemados para así mantener el poder y el control sobre los cristianos, por lo tanto, éstos creyeron que los únicos evangelios que existían eran cuatro. Cabe destacar que la Biblia, como hoy la conocemos, apareció 300 años después de la muerte de Jesús. No es hasta el siglo XIX y XX que comienzan los hallazgos de los evangelios apócrifos; el primero de ellos fue el Evangelio de Pedro, en 1886.

Por un lado, la aparición de los Evangelios apócrifos representa un choque para la institución creada por la Iglesia y que hoy le damos, erróneamente, el título de religión. Por el otro, y en un aspecto más enriquecedor, estos textos dan datos de la vida de Jesús y los albores de la Iglesia primitiva, así como rellenan los espacios en blanco que dejan los evangelios aprobados. La comparación entre ambos textos contribuye a la formación de la vida de Jesús en un sentido más completo, y por supuesto, complejo.

Un caso particular que revela datos notables en cuanto a la formación de la Iglesia primitiva es el Evangelio de María Magdalena. El relato está en fragmentos, sin embargo, sugiere una plática entre Jesús y María Magdalena en donde éste deposita su confianza en ella y la “nombra” su primer apóstol. Incluso, numerables estudios aseveran que, según el Evangelio de María Magdalena, el primer apóstol es ella.

EPÍLOGO
María Magdalena reveladora de Jesús
Después de decir todo esto, Mariam permaneció en silencio, dado que el Salvador había hablado con ella hasta aquí. Entonces, Andrés habló y dijo a los hermanos:«Decid lo que os parece acerca de lo que ha dicho. Yo, por mi parte, no creo que el Salvador haya dicho estas cosas. Estas doctrinas son bien extrañas». Pedro respondió hablando de los mismos temas y les interrogó acerca de el Salvador:«¿Ha hablado con una mujer sin que lo sepamos, y no manifiestamente, de modo que todos debamos volvernos y escucharla? ¿Es que la ha preferido a nosotros?». 18. Entonces Mariam se echó a llorar y dijo a Pedro: «Pedro, hermano mío, ¿qué piensas? ¿Supones acaso que yo he reflexionado estas cosas por mí misma o que miento respecto al Salvador?».
Entonces Leví habló y dijo a Pedro: «Pedro, siempre fuiste impulsivo. Ahora te veo ejercitándote contra una mujer como si fuera un adversario. Sin embargo, si el Salvador la hizo digna, ¿quién eres tú para rechazarla?Bien cierto es que el Salvador la conoce perfectamente; por esto la amó más que a nosotros. Más bien, pues, avergoncémonos y revistámonos del hombre perfecto, partamos tal como nos lo ordenó y prediquemos el evangelio, sin establecer otro precepto ni otra ley fuera de lo que dijo el Salvador».
[…]

La revelación del Evangelio de María Magdalena también insinúa un papel de la mujer más activo en relación con el que después la Iglesia estableció. Por tal motivo, no sorprendería que este fuera uno de los evangelios prohibidos por el canon.

maria-magdalena_1024

Otro evangelio que supuso un peligro para la Iglesia fue el Evangeelio de Judas, en el que Judas Iscariote no es el traidor como lo dicta la versión que conocemos, sino que, al contrario, entregó a Jesús porque él se lo pidió. Por lo tanto, Judas no es un personaje cobarde y la interpretación que se le da al evangelio es que ayuda a Jesús a cumplir su cometido final. Lo anterior concuerda con la idea de que Jesús fue crucificado por voluntad y decisión propia.

Giotto_-_Scrovegni_-_-31-_-_Kiss_of_Judas

El beso de Judas, Giotto. Fresco. Capilla de los Scrovegni, Padua

Al día de hoy se estima la existencia de 50 evangelios apócrifos; varios autores se han dado a la labor de antologarlos en un solo libro. Uno de estos trabajos destacados es el de Aurelio Santos Otero con su obra Los evangelios apócrifos, quien no sólo recopila los evangelios sino reliza un estudio introductorio de éstos. Igualmente, Hans Josef Klauck publicó Los evangelios apócrifos. Una Introducción, una obra que pretende acercar al lector a los textos desde una perspectiva general y así ellos puedan establecer un juicio completo e independiente.

evangeliosotero

El siguiente link dirige al libro de Otero: Los Evangelios Apócrifos.

evangeliosintro_

La lectura conjunta de los evangelios, apócrifos y canónicos, permiten una visión más completa de la vida de Jesús y muy posiblemente, un perspectiva más objetiva de la que la Iglesia ha querido dar.

Fuentes:

(2016). Los Secretos de la Biblia: Evangelios apócrifos. Discovery Chanel. https://www.youtube.com/watch?v=NDBMNkqaF6M

“Evangelio de María Magdalena”. http://escrituras.tripod.com/Textos/EvMagdalena.htm

“Evangelio de Nicodemo”. http://escrituras.tripod.com/Textos/EvNicodemo.htm.

“Evangelios apócrifos”, El otro Jesús. National Geographic España, http://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/evangelios-apocrifos_8743.

 

Anuncios

Deja una respuesta a Zaratustra

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s