¿Qué son las órdenes sufíes? El fata, guerrero del espíritu…

Sufíes persas en la India, siglo XVII

Sufíes persas en la India, siglo XVII

Código de honor del fata

Quien observe este código es un fata (guerrero del espíritu) pero no existe aristocrácia espiritual sino va junta a una estricta práctica integral del din, el fata debe exigirse en todo a sí mismo y ser indulgente en todo con los demás.

De la personalidad del fata

Busca en todo asunto la solución que indica el Santo Corán y la sunna, renunciando a cualquier opción diferente, aunque en apariencia sea mejor, ya que no hay mejor solución a los asuntos humanos que la presentada por Allah swt y su mensajero -saw-.

Has de observar siempre la lealtad y proteger lo que es precioso.

  • La lealtad te la debes a tí mismo, preservándote de toda jactancia y vanidad, pero debes ser un observador minucioso de la shariah, a este respecto no juzgarás nunca por tí mismo en los asuntos legales, respecto a ello seguirás la escuela, en cuanto a tu fe, debes aplicar tu esfuerzo intelectual para saber por qué crees en lo que crees, dijo Imam Ali -ra-: “Nadie cree hasta saber por qué cree en lo que cree“.
  • Cuida en extremo de humillar a nadie en lo más mínimo, si lo hicieras por error olvido o ira, deberás reparar el daño de inmediato, pedir perdón a quien has humillado, y reparar su imagen ante la gente si ésta se vio afectada.
  • Sé leal a tu familia y compañeros, así como a todos los musulmanes y benefactor de todas las personas, musulmanes o no. Por esto, debes ser fiel a tu esposa, y evitar todo lo que deteste aunque sea muy de tu agrado, has de protegerla y tratarla con dulzura y amor.
  • Has de ser firme pero amoroso con tus hijos y cuidar que a ellos y a tu esposa no les falte, más bien que les sobre y enseñarles a dar con generosidad y alegría, a tener caridad.
  • Sé respetuoso con todos, musulmanes o no, y no declarar “tu creencia es errónea, la verdad es esta:…” al no musulmán, más bien, si deseas que se haga musulmán, has de dar ejemplo con tu conducta.
  • Preserva el sagrado honor de las personas como el tuyo propio, jamás aprobarás a quienes hablan mal de otros o exponen sus faltas.

Tu personalidad ha de definirse por tu extrema taqua y adab, así como por un profundo sentido de lealtad, auto-sacrificio, justicia, sentido de la vergüenza, modales refinados, pureza, modestia, frugalidad, espíritu marcial, honor y afecto.

El fata lleva incorporado el coraje; es él mismo abnegación y coraje. Vive la vida de forma plena, completa, maravillosa. El coraje heroico no es ciego, es inteligente y fuerte. El fata desarrolla el coraje y hace que su cuerpo lo sea ejerciendo el control sobre él mismo y reemplazando el miedo por el respeto y la precaución.

El fata es cortés con sus enemigos y amigos y no necesita demostrar su fuerza. Es por ello que  el  fata recibe más respeto por su manera de tratar a los demás que por sus destrezas o sabiduría. Es en las situaciones límites, en las que el fata invoca a Allah swt y manifiesta la fuerza interior.

Mediante el entrenamiento intenso en el recuerdo permanente de Allah swt. El fata se transforma interiormente. No es como el resto de los hombres. Desarrolla un poder que emplea en beneficio de todos. Porque su lealtad es para Allah swt, debe ser compasivo ayudando a sus compañeros en cualquier circunstancia.

Has de ser honrado en tu trato con todo el mundo. Creer en la Justicia, pero no en la que emana de los demás, sino en la tuya propia, que ha de ser acorde a lo revelado.
Para un fata no existen las tonalidades de grises en lo que a justicia y honradez se refiere.

El fata es un estricto juez consigo mismo y sabe que solo hay un juez para juzgar los actos de otros y ese es Allah swt y no algún hombre. Las decisiones que se toman y el cómo son ejecutadas son el reflejo de quien es el fata.

Cuando un fata dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada lo detendrá en la ejecución de lo dicho.

Para el fata el simple hecho de hablar pone en movimiento el acto de hacer.
Se cuida de jurar por Allah swt, ya que dijo el Profeta -saw- “quien jure por Allah swt y no cumpla, en el día final Allah estará furioso con él”.

De la búsqueda del conocimiento

Has de intentar ser un sabio, y solo instruirás a otros en lo que es consensuado como verídico, evitarás dar opiniones propias.

Nadie puede basar su fe en la de un sabio, por ende te esforzarás en comprender cada asunto de la fe sin por ello desoír a los sabios. En los asuntos legales seguirás la escuela maliki, shaafi, hanbali o hanafi, y evitarás la discusión respecto a la superioridad de una sobre otra.

Nunca te jactarás de tus conocimientos, si has de corregir a alguien, cerciórate primero de que esté verdaderamente en un error, no sea cosa que tu estés en error o él siga la opinión de un alim correcto, pero diferente al que sigues tú, y aconseja con dulzura.

Dedica tiempo al ejercicio de la meditación, dijo el Profeta -saw- “una hora de meditación es como mil de oración”.

Has de saber que todo lo creado es Señal de Allah swt, y por ende, ha de llegarte el momento de recordar a Dios en todo, sin importar de que cosa se trate. Por esto has de ejercitarte en el recuerdo, hasta que te resulte como el respirar.

Del adab

El adab es el eje del futuwa, has de observarlo con meticulosidad extrema, hasta que la gente diga “¡qué personalidad agradable y benévola tiene Fulano!”, siendo Fulano tú mismo, mas nunca te jactarás de tu reputación.

No interrumpas al que habla, por ningún motivo, aguarda siempre tu turno para hablar.

Asiste cuando un musulmán te invite, y te discúlpate si no logras llegar.

No utilices ninguna forma de vocabulario procaz ni digas a nadie nada hiriente, no reproches las faltas de otros ni te burles de nadie por nada.

Dulcifica tu personalidad al extremo y haz de la sonrisa tu expresión habitual, salvo cuando las circunstancias la hagan impropia.

Evita dar a conocer tus problemas y los resuélvelos por tí mismo, salvo imposibilidad.

Desea el bien a todos y lo proporciónaselo a quien esté privado de ello.

Ten la actitud del sirviente de todos,  sin esperar ser servido por nadie, ni retribuido.

De la caridad

Serás el más caritativo entre los caritativos.

La caridad comienza por tu familia, les darás según tus posibilidades lo máximo, incluyendo tu tiempo y amor, y les enseñarás a ser caritativos.

El amor que posees no decrece sino que aumenta al brindarlo, por ello, cuanto más des, más tendrás para repartir.

Has de velar por tu familia, y no abandonarlos ni descuidarlos; dijo el Profeta -saw- “quien huye de su familia es como el esclavo fugitivo, su salat no es aceptado”.

No te ocultarás del necesitado, le buscarás y auxiliarás, aunque resulte dificil hacerlo.

Algunas características del fata

Alegran la vida de sus compañeros y están siempre dispuestos a satisfacer sus necesidades.

Perdonan las injusticias que les toca sufrir, pero son inflexibles a la hora de exigir justicia con los demás.

Evitan fijarse en las faltas de sus compañeros y perdonan los errores que cometen.

Son pacientes con las ofensas y ponen el máximo empeño en no causarlas.

Con respecto a la práctica de su Din son extremadamente rigurosos, pero evitan imponer a sus compañeros ese mismo rigor.

Son generosos y magnánimos.

Son tolerantes con sus compañeros.

Permiten que sus compañeros usen sus cosas como si fueran suyas.

Son hospitalarios e invitan a la gente a compartir su comida.

Se aseguran de que sus amigos y vecinos tengan lo que necesitan.

Están satisfechos con poco para sí mismos pero quieren mucho para los demás.

Siempre dicen la verdad.

Mantienen su palabra y protejen lo que se pone bajo su custodia.

Disfrutan compartiendo la alegría de sus compañeros.

No se conceden importancia a sí mismos ni a sus buenas acciones.

Buscan la buena compañía y evitan la mala como si fuera la peste.

No tienen fe por la espera de una recompensa, no son “comerciantes de la de la fe”, Ali ibn Abi Talib (p) dijo en su du’a:”No te adoro por temor al Fuego de Tu Inferno, ni por anhelo de Tu Paraíso; sino que Te encontré digno de adoración, y entonces Te adoré”.

De las cofradías de fatawa (las turuk sufíes)

Las cofradías y órdenes de fatawa son únicamente las turuk sufíes, éstas tienen su origen en los grupos de compañeros que se formaron en torno a las sahabi, en particular en torno a Ali ibn Abu Talib -ra-, así cada tarika sufí u orden de fatawa, que es lo mismo, posee si es auténtica, una cadena tradicional de transmisión (silsila) que se remonta al sahaba y de él al Profeta -saws-; el último eslabón de esta cadena es el Sheikh emir de la tarika, como con los años las turuk se han vuelto numerosas, si el Sheikh principal de una tarika no está habitualmente presente, designa a un miembro de la misma como sheikh moqadam (representante de la tarika), a éste debes tratarlo como tu sheikh, pero no hacer un ídolo ni de él ni del Sheikh principal, al cual representa. No necesariamente coincidirás siempre con las explicaciones del sheikh, ya que hay tantas vías de elevación hacia Allah swt como almas ha creado, dijo Rumi. Por esta misma razón las turuk difieren unas de otras en sus métodos.

La bayat es el juramento que te obliga ante Allah a ser un fata, bajo las instrucciones de tu sheikh, a quien has de seguir en todo salvo si te ordenara hacer algo manifiestamente ilícito y entonces, antes de negarte a hacerlo, debes solicitale te explique las razones, en lo que no es ilícito, aunque te pida algo extraño, deberás hacerlo. Había un sheikh que tenía una docena de discípulos, uno era a ojos de los demás un tonto. Un día les entregó a cada uno un pollo vivo, y les ordenó “sacrificadlo a Allah -swt- donde nadie, pero absolutamente nadie os vea. Regresaron once habiendo sacrificado, y el tenido por tonto con el pollo vivo, se presentó ane el Sheikh y dijo “allí donde fuera Allah me veía, no hay forma de hacer lo que me ordenas”, el Sheikh lo abrazó y dijo “has sido el único que cumplió su tarea”.

La lealtad al sheikh es lealtad a la tarika, y la lealtad a la tarika, lealtad al Islam. Las turuk suelen tener signos distintivos como un turbante, camisa o chaleco que cada fata posee igual, debes usarlo al reunirte con tus hermanos de tarika, para que no existan diferencias entre vosotros. Y si lo utilizas en las mezquitas y otros lugares es mejor aún.

Las tarikas pueden reunirse en cualquier lugar puro y lícito, o ir cambiando el lugar de reunión, es un deber de honor asistir puntual a las reuniones.

En cada reunión debes informarte de la situación de tus hermanos y cuando un fata padece una aflicción es el deber inmediato de los demás aliviarla.

Los mejores lugares de reunión son las mezquitas, más si ello distrajera a los fata o el sheikh no fuese la autoridad de la mezquita, es más conveniente reunirse en un lugar diferente, las turuk que carecen de la posibilidad de reunirse en la mezquita, deben trabajar para consagrar una mezquita, ya que dijo el Profeta “A quien consagre una mezquita, Allah -swt- le otorgará una morada en el paraíso”.

Cuando en una reunión el sheikh está hablando, debes aguardar a que concluya si tienes preguntas y nunca interrumpir.

Del Sheikh y la tarika

Es el sheikh de una tarika el murshid (guía) que aconseja e ilumina el sendero de los fata con la lámpara que le fue concedida por su maestro y a éste por el suyo y así hasta llegar al Profeta -saws-.

El sheikh es un fata, no un ídolo, no hagas de él lo que no es, pero obedécele o no lograrás que lo que persigues te encuentre.

El sheikh recibe el encargo de guiar la tarika del anterior guía, o cuando una tarika es muy grande y existen grupos en diferentes tierras, del sheikh que vela por la tarika en su conjunto, en ambos casos, quien recibe tal autorización queda engarzado a la silsila y carga sobre sus hombros el peso de ésta.

Le debes lealtad a todos tus hermanos de tarika, la lealtad a tu sheikh es atender sus consejos y guía.

El sheikh no tiene un interés mundano en tí ni en la tarika, pero siempre la lealtad del fata al sheikh se ve superada por la lealtad del sheikh a sus fata, entrégate día y noche en tu transitar del sendero a tu encuentro con Allah swt.

Anuncios

Deja una respuesta a Zaratustra

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s